La pandemia que nos afecta en la actualidad ha producido innumerables cambios. Ante la existencia del Coronavirus, las empresas, especialmente las Mypes y Pymes, se han visto en la necesidad de rediseñar sus modelos de negocio y su planificación a corto y largo plazo.

En el Perú, las pequeñas y medianas empresas cumplen un rol protagónico en la economía. Acorde a cifras oficiales, crean alrededor del 85 % de los puestos de trabajo y son motor en la generación del producto interno bruto (de aproximadamente el 40 %). Por ello, ante un escenario desafiante y con condiciones muy adversas, se han creado diversos mecanismos para reactivar los procesos de estas compañías.

Sin embargo, queda en manos de las empresas aplicar estrategias que van desde reorientar sus actividades hasta innovar en sus canales de venta, atención al cliente y estrategias de comunicación.

¿Qué pueden hacer las Pymes y Mypes ante la crisis?

Pareciera que el contexto obliga a las instituciones a detenerse, la capacidad de una respuesta rápida y positiva es la que determinará su éxito para sobrellevar la crisis. ¿Qué acciones pueden tomar las pequeñas empresas para continuar con sus operaciones?

1.   Informarse: el poder de manejar opciones

Ante una crisis tangible (financiera, de demanda, de salud, social, etc.), las Pymes y Mypes deben evaluar las opciones que tienen a disposición para garantizar la operatividad de su negocio. Entre estas alternativas se encuentran, por ejemplo, los programas Reactiva Perú y el Fondo de Apoyo Empresarial a la micro y pequeña empresa (FAE- Mype), creados por el Estado.

Así mismo, se ha flexibilizado el tratamiento de créditos y préstamos, generando la opción de reprogramación de deudas. Estas posibilidades pueden contribuir al funcionamiento de las empresas mientras se adaptan a la nueva realidad.

También pueden asesorarse, tanto en instituciones bancarias como en la Cámara de Comercio de Lima, sobre medidas a tomar acorde a su propia situación.

2.   Pensar en colectivo para generar soluciones

Las asociaciones y el sentido de unión de las pequeñas y medianas empresas son fundamentales para su prevalencia. La unión de gremios, al manejar grandes cantidades de datos, puede facilitar una perspectiva completa sobre la situación y encontrar juntos posibles soluciones.

Por otro lado, es necesario contar con aliados, como los propios colaboradores y proveedores, para gestionar la crisis y fortalecer las relaciones.

3.   Aprovechar el potencial de la transformación digital

El espacio digital se ha convertido en el gran escenario para las pequeñas empresas, y en el canal de venta y comunicación más importante durante esta coyuntura. El compromiso con la transformación digital es ineludible en el contexto de la pandemia y ha funcionado como una palanca para mantener relevancia en el entorno.

Por ello, además de usar las plataformas digitales para hacerse presentes y comunicarse con su audiencia, las pequeñas y medianas empresas están llamadas a incorporar las distintas tecnologías en sus procesos, como el comercio electrónico, el uso de CRMs o los métodos de agilidad.

4.   Reorganizar y rediseñar productos y servicios

La diversificación y el reordenamiento de recursos han sido primordiales durante la crisis por coronavirus. Conocer a ciencia cierta el estatus de la empresa en todos sus ámbitos y reformular tanto planes como productos y servicios, acorde al contexto y a las demandas del público, es imprescindible.

Establecer prioridades e identificar nuevas oportunidades son maneras de rejuvenecer el negocio. Por ejemplo, si bien en el sector turismo las empresas no pueden ofrecer sus paquetes de viaje al momento, pueden apostar por la venta futura, conocer lo que su infraestructura puede ofrecer al público local y rediseñar nuevas experiencias de viaje.

5.   Capacitarse para avanzar

El aprendizaje para las pequeñas y medianas empresas debe ser constante, con crisis o sin ella. La asistencia a webinar, la realización de cursos online así como la lectura de material de referencia son herramientas para abordar la crisis y salir victoriosos.

Esta capacitación debe ser para todo el equipo y contemplarse dentro de los horarios laborales, de esta manera, también se resalta el compromiso que se tiene con el capital humano, el alma del negocio.

Vivimos una crisis histórica que marcará una nueva forma de ver y hacer negocios. Sin embargo, es también una oportunidad para mejorar y redefinir los alcances de las Mypes y Pymes. Estas, como impulsoras de la economía, deben innovar, tanto por obligación como por elección, para seguir atendiendo las demandas de su público y creciendo acorde a sus objetivos.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO