Estamos atravesando una época de cambios constantes. Ocurren de forma vertiginosa y afectan a las empresas en áreas como la comunicación corporativa, el desempeño de los colaboradores e incluso los procesos de producción.

La comunicación e imagen empresarial pueden ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de una compañía, siendo primordial adaptarlos a los nuevos escenarios. A continuación, te presentamos algunos ejemplos de cambios que pueden aplicarse tanto en la comunicación interna como externa.

1.  Cambios en la comunicación interna

La comunicación empresarial efectiva empieza con la forma en la que se maneja puertas adentro. Transmitir los valores empresariales, comunicar nuevos objetivos o hacer revisiones de estatus son parte del día a día.

a.    Reuniones de personal

Atrás quedaron los encuentros con todos los colaboradores en una sala de reuniones. Estos espacios han cambiado por plataformas digitales, especialmente útiles en la actual circunstancia de pandemia, trayendo beneficios como:

  • Elimina el desplazamiento entre el puesto de trabajo y el lugar de la reunión.
  • Compartir recursos, como la pantalla o el envío directo de links es mucho más sencillo y accesible.
  • Los encuentros pueden grabarse, lo que permite dejar un registro y compartirlos con quienes no asistieron

b.    Correo electrónico

El correo electrónico fue hasta hace poco la forma preferida de mantener la comunicación interna sin el contacto cara a cara. Sin embargo, nuevas herramientas colaborativas como Slack o Trello están tomando su lugar desde hace algunos años.

Estas plataformas permiten manejar agendas, actividades y responsabilidades en un solo lugar, facilitando la comunicación corporativa y permitiendo a los colaboradores mantenerse enfocados en sus asignaciones y al tanto de los estatus de los proyectos.

2.  Cambios alrededor de la comunicación externa

De cara al público, la comunicación e imagen empresarial transmiten lo que la compañía es. Por ello, es común asociar esto a comerciales y anuncios publicitarios, pero la realidad hoy en día es mucho más amplia.

c.    Redes sociales

En la era digital las redes sociales son plataformas de promoción. Toda empresa que quiera llevar su comunicación corporativa al público tiene presencia en aquellas que se correspondan con su estrategia.

El secreto para el éxito de la comunicación en estos espacios radica en entender que cada uno funciona de distintas maneras. El público que está en Facebook, por ejemplo, consume el contenido de forma distinta al que está en Instagram.

d.    Jornada de puertas abiertas

Una forma de llevar al público la comunicación e imagen empresarial es a través de jornadas de puertas abiertas. Una práctica que permite a los clientes visitar las instalaciones y ver de primera mano cómo opera la compañía.

Las nuevas tecnologías permiten volver a implementar esta forma de conectar con los clientes, pero de manera virtual. Recorridos virtuales o transmisiones en vivo desde los espacios de la empresa o con sus dirigentes son bien recibidos.

e.    Storytelling

El storytelling es una herramienta de comunicación que consiste en mostrarle al público el lado humano de la compañía, las personas detrás de su funcionamiento.

Un recurso muy utilizado que está permitiendo explorar nuevos territorios comunicativos durante la pandemia. Los testimoniales de los colaboradores internos ahora son más íntimos, pues se hacen desde el hogar. Esto ofrece un lado más profundo que facilita la conexión entre la empresa y sus clientes.

Mantener una comunicación corporativa eficaz en los tiempos que atravesamos parece una odisea. No obstante, aprender a adaptarse al uso de las diversas herramientas y métodos es la clave.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO