Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), creados en el 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, tienen como intención lograr un futuro mejor y más sostenible para el planeta. Para ello, cuentan con 17 metas que trabajan a través de políticas públicas y privadas, buscando que las estrategias de negocios sostenibles involucren a todos los sectores.

Rubén Sánchez, Director y Docente de la Escuela de Postgrado UTP de la Maestría en Administración de Empresas – MBA, afirma: “Que las empresas, bien sea por su propósito, o por el público al que van dirigidas, aplican cada vez más la sostenibilidad como un pilar, no solo como organización sino como cohabitantes del único planeta en el que, hasta ahora, podemos vivir”

Sin embargo, ¿cómo aplicar estas estrategias sostenibles? ¿es un tránsito doloroso o se puede implementar de forma sencilla?

¿Cómo se construyen estrategias de negocios sostenibles?

Las estrategias de negocios sostenibles pueden desarrollarse en cualquier momento

Para que una estrategia de negocios apunte a la sostenibilidad debe tomar en consideración los diferentes problemas sociales y medioambientales que se relacionan con su rubro y con los de sus aliados. 

La idea es ayudar a engranar acciones que disminuyan los niveles de devastación medioambiental; que se comprometan con las comunidades de las que son partícipes; y que puedan transformar la percepción del público, no sólo del suyo, sino a nivel global.

Muchas empresas empiezan por un compromiso público, con declaraciones y ejecución de acciones que modifican la canibalización de los recursos naturales. Estas compañías establecen objetivos sostenibles en el tiempo, rentables y que crean círculos virtuosos para generar bienestar, cooperatividad y transformación.

Las estrategias de negocios sostenibles buscan convertir a los consumidores en aliados y embajadores hacia la sostenibilidad. Esto lo hacen compartiendo campañas donde involucran a su público, premiando su compromiso medioambiental o haciéndolo parte de procesos, como las campañas de reforestación, por ejemplo.

La clave está en cómo se comunican estas estrategias y su efectiva implementación.

Es muy importante resaltar que hacer negocios sostenibles puede ser tan rentable como mantener el sistema depredador de recursos. Los consumidores actuales están dispuestos a pagar por la sostenibilidad, a convertirse en agentes de cambio junto con las empresas que apuestan por construir un mundo mejor.

La clave está en cómo se comunican estas estrategias y su efectiva implementación, permitiendo que auditores internos y externos conozcan los procesos.

Estrategias de negocios sostenibles: ejemplos

Vivimos en un mundo donde el consumidor activo, reclama que las industrias cumplan con el desarrollo sostenible en sus negocios y que las organizaciones estén obligadas a fomentar el rol transformador, donde conviertan sus acciones en una bola de nieve que transmita concientización, indica Rubén.

De igual manera, no es algo que deben ejecutar en un solo momento. Deben considerar las diferentes herramientas disponibles en el mercado para aplicar soluciones de transformación, siempre con conciencia del impacto de estas en su círculo inmediato. 

Un ejemplo de esto es Walmart, el gigante por departamentos de Estados Unidos, quien en 2015 desarrolló una gran estrategia de responsabilidad social para atender a las víctimas del Huracán Katrina. Esta marca, que desde el 2010 trabaja para reducir su consumo de energía, residuos y agua, se alió con otras empresas para atender a una población desprotegida y posicionarse como una organización que hace el bien (Do Good) y lo hace bien (Do Well).

Walmart, desde el 2010, trabaja para reducir su consumo de energía, residuos y agua.

Un ejemplo de negocio sostenible en Perú es la Panadería San Antonio quiénes le hicieron la guerra al plástico y ahora usan productos reciclados.

Otras empresas comprometidas con la sostenibilidad son aquellas constructoras que se suman a la arquitectura sostenible. Estas empresas contribuyen con sus edificaciones a la optimización de recursos, utilizando materiales biodegradables y apostando por el bienestar social y por las personas que habitarán estas construcciones. 

Los negocios sostenibles no solo se relacionan de forma estrecha con el medio ambiente, se observan también en las organizaciones que se responsabilizan con los individuos. Desde la implementación de sistemas de ahorro en consumo de agua o luz en sus instalaciones, hasta la donación de material a otras empresas comprometidas con la sostenibilidad o la capacitación para ser ecoamigables.

En la actualidad, se espera que las políticas de responsabilidad social empresarial puedan trasladarse también al Estado, que sean extendidas y signifiquen un compromiso tangible para todos.

Si quieres conocer las herramientas para aplicar estrategias de negocios sostenibles, no dudes en aplicar el MBA Maestría en Administración de Empresas, donde los diversos docentes ejemplificarán estas estrategias y te guiarán en el camino de una transformación completa: impactar a públicos internos y externos, a través de la generación de valor; así como apostar por la mejora continua de las empresas desde la gobernanza, la responsabilidad social y el compromiso medioambiental.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO