El negocio inmobiliario ha sido uno de los más afectados a raíz de la incertidumbre económica generada por la crisis sanitaria. La caída en los ingresos, tanto a nivel personal como empresarial, obligó a replantear los gastos relacionados a la inversión en vivienda o espacios de trabajo.

Como profesionales del área de la construcción, es importante conocer el impacto de la pandemia en el sector inmobiliario peruano y los efectos de las decisiones que se han tomado. 

Impacto de la pandemia en el sector inmobiliario peruano

Por supuesto, el sector inmobiliario en el Perú no fue ajeno a los efectos de la pandemia. La paralización de todas las obras durante el aislamiento social obligatorio se tradujo en un importante retraso en la entrega de distintos proyectos.

Por ejemplo, la disminución de ingresos en los grupos familiares derivó en un estancamiento del negocio inmobiliario. De esta manera los procesos de compra-venta o alquiler durante los primeros 3 meses de la pandemia cayeron por debajo de las proyecciones estimadas de Capeco y ASEI.

De igual manera, el paso al modelo de trabajo remoto llevó a muchas empresas a replantearse la necesidad de contar con oficinas propias o alquiladas. Un proceso que sigue afectando el mercado inmobiliario del 2021.

Recuperación del sector inmobiliario

A pesar de un trimestre complicado, la publicación del Decreto Supremo 080-2020-PCM, en mayo del 2020, abrió las puertas a una recuperación del sector inmobiliario que resultó mejor que la de otros rubros.

Así, según declaraciones de Guido Valdivia, director ejecutivo de Capeco se espera un crecimiento del negocio inmobiliario en el Perú sobre el 7% para el cierre del 2021.

Este crecimiento es consecuencia de un conjunto de factores que cimentaron las bases para que el mercado inmobiliario del 2021 cierre en estas cifras positivas. Entre estos se encuentran:

  • La demanda de unidades familiares, solo en Lima, ronda los 250.000, contra una oferta que apenas oscila entre las 24.000 y 25.000 unidades.
  • La liberación de CTS y AFP ofreció mayor liquidez a los peruanos, lo que permitió en muchos casos que optaran por adquirir una vivienda propia.
  • Los créditos hipotecarios, con tasas históricamente bajas, y los descuentos que están ofreciendo las entidades del sector inmobiliario también son parte importante de este repunte.
  • El impulso del Estado de políticas que faciliten la adquisición de viviendas, como el Bono Familiar Habitacional, Bono MiVivienda, MiVivienda Verde y Techo Propio.

El alza de precios como efecto colateral

Aunque el mercado inmobiliario del 2021 mantiene el pulso creciente, de forma positiva, también está presentando un efecto de alza en los precios.

Esto se ve reflejado en el último reporte inmobiliario del 2021, del mes de agosto, presentado por Properati. La variación mensual se encuentra sobre el 1.39% por metro cuadrado, mientras que para el mismo período del año pasado se ubica en un 1.20%.

Estas cifras concuerdan con los valores estimados por Capeco, en los que el alza para el segundo trimestre del sector inmobiliario rondaría el 5%. Se espera que con el control de la pandemia estos números se normalicen y el alza no continúe a un ritmo tan acelerado.

En este sentido, la gestión de la construcción tiene nuevos retos. Alcanzar esta meta dependerá en mayor medida, del manejo que se haga en delante de la crisis sanitaria y de los recursos que tengan los profesionales del área. En la Maestría en Gestión de la Construcción de la Escuela de Postgrado UTP nos preparamos para asumir estos desafíos e un escenario de reactivación económica que impacte de forma positiva en el ecosistema inmobiliario.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO