Conocer los tipos de innovación actuales promueve que su empresa destaque la sostenibilidad de las buenas ideas sobre los planes salvavidas a corto plazo.

¿Cómo empiezo a innovar en mi empresa?

Para alcanzar el éxito en el mercado es necesario que las empresas manejen una estrategia competitiva, además de eficiente, diferencial a la que comúnmente dominan las marcas rivales. Para satisfacer constantemente tales exigencias, el recurso que cada vez más demandan los clientes y que toda empresa desea cultivar es la innovación.

¿Pero qué es innovar exactamente?

 “Innovar consiste en implementar cambios significativos en el producto, el proceso, el marketing o la organización de la compañía con el propósito de mejorar los resultados mediante la aplicación de nuevos conocimientos y tecnología que pueden ser desarrollados internamente, en colaboración externa o adquiridos mediante servicios de asesoramiento o por compra de tecnología”.

Escuela Europea de Management.

Innovar, entonces, no es solo concebir servicios o productos innovadores a partir de buenas ideas originadas de una inspiración momentánea. Consiste en mantener la sostenibilidad de estas buenas ideas creando una cultura de innovación disruptiva para así aportar valor tangible al público.

El renombrado economista Theodore Levitt, ex profesor de la escuela de negocios Harvard Business School, diferenció la creatividad y la innovación.

“Creatividad es pensar cosas nuevas. Innovación es hacer cosas nuevas”.

Para él, si los productos fuera de serie resultan útiles acorde a las exigencias del mercado, merecen ser implementadas y legitimadas en base a su valor.

A raíz de ello, son muchas las escuelas de maestría o postgrado que predican la importancia de la innovación sin profundizar en los beneficios que trae implementarla en la dirección estratégica de su firma.

¿Sabe, por ejemplo, cómo puede una especialización en innovación empresarial darle las herramientas necesarias para potenciar y agilizar la innovación en su empresa? Descubra más detalle a continuación.

Tipos de innovación empresarial:

Podemos transformar nuestros procesos empresariales en base a cualquier acción, producto, método de trabajo o actividad comunicativa. Mencionamos aquí cuatro tipos de innovación:

1. Innovación en producto/servicio: 

Es cuando a partir de un producto o servicio se realizan cambios significativos para mejorar sus funciones o resultados.

Como es el caso de Apple® con el IPhone®, el cual posee muchas versiones lanzadas anualmente. En cada una de ellas se puede apreciar las constantes mejoras que el producto tiene gracias a que la empresa posee una cultura de innovación.

 

2. Innovación de procesos: 

Se implementan nuevos procesos o la mejora de los actuales como fabricación, distribución, producción, logística, compras, etc. Ello, con el objetivo de incrementar y mejorar la eficiencia de los recursos y la eficacia de la empresa, así como también, lograr reducir costos.

Un ejemplo claro es IKEA®, empresa dedicada a la venta de muebles que, a diferencia de su competencia, ofrece productos de diseñador, pero a un precio más bajo, a través de la optimización del proceso de distribución (ya que el cliente final debe armar su mueble). El resultado: costos bajos, productos de calidad, experiencias de compra distintas y, finalmente, un cliente contento.

3. Innovación en marketing: 

se desarrollan nuevos métodos de comercialización, que incluye mejoras en el diseño de un producto o embalaje, precio, distribución y promoción. Este tipo de innovación disruptiva trata de satisfacer mejor las necesidades de los consumidores, de abrir nuevos mercados o de posicionar de manera novedosa un producto de la empresa con el fin de aumentar las ventas.

Siguiendo con el ejemplo de la empresa IKEA®, esta innovó también en marketing con una campaña donde los clientes podían disfrutar de la experiencia de un desayuno o almuerzo en la cama mientras las probaban.

4. Innovación organizacional: 

Se crean nuevos métodos y diseños organizacionales ya sea en las prácticas de la empresa, la organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores. Es a través de nuevas prácticas que se mejora la cultura organizacional e incrementa, como resultado, la productividad y la competitividad de los recursos humanos.

Como ejemplo tenemos a Toyota®, empresa que comenzó a escuchar más a sus colaboradores en la línea de ensamblaje y en las demás áreas para afinar detalles de producción. Finalmente, ellos conocían cuáles eran las oportunidades de mejora que tenían y lograron optimizar el tiempo y sus resultados.

Proponer un valor agregado al producto o servicio de su empresa, mediante la innovación, resulta un proceso complejo necesario de planificar al milímetro. La EPGUTP, en su compromiso con ofrecer a sus estudiantes las herramientas necesarias para agilizar los procesos de su empresa con la innovación como estrategia de cultura organizacional, ofrece una especialización en innovación empresarial adecuada a la vertiginosidad del mercado y el consumidor.

¡Atrévase a alterar los paradigmas de la cultura empresarial! ¡Hora de empezar!

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO