Según la Cámara de Comercio de Lima (CCL), el e-commerce ha aumentado en Perú entre un 50 % y 80 % con respecto a esta misma fecha del año pasado. Este crecimiento, que representa uno de los más grandes de la región, se debe a que muchas empresas han decidido apostar por canales digitales para llegar a más usuarios y fidelizar a nuevos clientes.

La permanencia en estos canales no solo es el camino para las organizaciones que ofrecen productos, también lo es para aquellas que promueven servicios. Todas las que pueden, a través de las plataformas digitales, crear una comunidad que sea testigo de sus bondades y beneficios. De igual manera, es parte de los consejos para emprender un negocio: la presencia en canales digitales es un must para cualquier tipo de compañía.

Desde poder abrir una cuenta por internet, como lo han hecho diversos bancos, entre ellos el Banco del Comercio, hasta las plataformas desarrolladas por el Colegio Médico de Perú para prestar servicios a la comunidad médica, en específico, y al público en general, la transformación digital es un hecho ineludible. Si bien es un proceso complejo, estos son algunos consejos para tomar en cuenta durante la adaptación.

Trabajar por proyectos y objetivos: los cambios en el ambiente laboral

Uno de los aspectos importantes de esta pandemia es la disolución de los espacios laborales y sociales, el desplazamiento de la oficina hacia el hogar. Ahora, gracias al trabajo remoto, los colaboradores tuvieron que adaptar sus costumbres, modificar sus espacios de trabajo, comprender nuevas plataformas y realizar acciones que contribuyan a su productividad.

Por ello, es recomendable inclinar el trabajo hacia la consecución de logros, con objetivos y tareas marcadas para así medir los avances, dejando de lado la supervisión física constante. Para ser exitosos en este proceso es importante usar herramientas colaborativas como Trello, MondayAsana o Slack. Este tipo de dashboard permite que todo el equipo esté al tanto de las actividades y el ritmo de productividad de sus compañeros.

Educarse y educar: adaptarse a lo nuevo

Una de las recomendaciones para empresas es formar a sus líderes y trabajadores para que puedan implementar nuevas formas de trabajo, más productivas y motivadoras. Adquirir las distintas habilidades técnicas y blandas que se requieren para adaptarse a la nueva normalidad, es crucial.

La capacitación puede promoverse a través de cursos y talleres en línea; así como apoyando iniciativas de largo aliento como especializaciones y maestrías que los colaboradores quieran cursar. Si el empleado siente el respaldo del empleador a través de apoyos para matrículas o incentivos para estudiar, esto podrá verse reflejado en sus indicadores de desempeño.

Apostar por los canales digitales

Frente a un contexto de incertidumbre cobra protagonismo la omnicanalidad: usar todos los canales disponibles, online y offline, para llegar al cliente. Es por ello que una de las recomendaciones para empresas o emprendedores es crear y alimentar estos canales para posicionarse: página web con tienda virtual, perfiles en redes sociales y modalidades de contacto deben mejorar para crear una grata experiencia del usuario.

Entre las herramientas que se pueden usar para desarrollar un e-commerce destacan Shopify, Woocommerce y Wix, algunas de estas son gratuitas y otras poseen características excepcionales en sus versiones pagas.

Un buen ejemplo del uso de distintas plataformas para satisfacción del usuario puede observarse en el servicio “Personal Shopper” que ofrece Larcomar. Un asesor personal, a través de WhatsApp, que guía al usuario en su compra, brindándole información actualizada y ajustada a sus necesidades.

Innovar en estrategias de comunicación

Entre los consejos para emprender un negocio, el plan de comunicaciones y el plan de negocio van de la mano, ya que la manera en la que se maneje el primero permitirá ejecutar el segundo.

El uso de redes sociales, Whatsapp, Google Meets, Microsoft Teams, correo electrónico, entre otras plataformas, permite un diálogo fluido con el cliente. Estas formas de comunicación no deben saturar al consumidor y, en el caso del equipo interno, deben contribuir a su productividad y bienestar, no representar una interrupción constante.

Comprender la transformación digital como una ruta

La transformación digital hacia la nueva normalidad es un camino que puede recorrerse sin tantos tropiezos si se sabe bien hacia dónde se quiere llevar la empresa. Sin embargo, está lleno de pruebas y demanda una buena capacidad de análisis.

Reflexionar sobre los alcances de la tecnología, capacitarse en ella y evolucionar junto al mercado es parte del trayecto. En épocas de crisis es importante sincronizar esfuerzos y reconocer que las distintas herramientas pueden contribuir a procesos efectivos, a un mejor desempeño y al crecimiento progresivo de la compañía.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO