El catedrático Carlos Dulanto, docente de la Escuela de Postgrado de la UTP, participó en el 1er. Congreso Internacional “Espacio Educativo de Encuentro Común” organizado por el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato en México.

La prestigiosa organización mexicana organizó este evento digital con la finalidad de brindar herramientas teórico-prácticas en temas de fortalecimiento personal, en el contexto actual de pandemia, con miras a mejorar la calidad de vida de todos.

En la ponencia, Dulanto explicó que las emociones son un medio poderoso para facilitar la comunicación y la educación, pero también para crear una barrera en ambos procesos. A continuación, presentamos los puntos claves de este conversatorio.

¿Cómo expresar nuestras emociones?

De acuerdo con Dulanto, no existe una fórmula mágica para expresar las emociones y cada uno las manifiesta del modo que puede. La manera en que manejamos el mundo afectivo se relaciona con dimensiones culturales como la relación con la autoridad; la manera de enfrentar el conflicto; las nociones sobre masculinidad y femineidad; el individualismo y el colectivismo. La buena noticia es que se puede aprender a expresar las emociones de manera efectiva a través del autoconocimiento y la empatía.

El autoconocimiento nos permite comprender y reconocer quiénes somos para aprender a valorarnos como personas. Esa es la base de nuestra autoestima, un elemento fundamental en la relación con nosotros mismos y con los demás. También es clave en la percepción de la realidad individual.

La comunicación en el mundo digital y las emociones

Con la comunicación digital tenemos inmediatez, pero se nos dificulta entender o interpretar ¿por qué? La digitalización dificulta la percepción emocional, nuestro rostro es expresivo y los dispositivos electrónicos no captan los gestos imperceptibles, ni las variaciones mínimas de la voz.

Por eso, muchas personas prefieren transmitir sus emociones con emojis. Sin embargo, la verbalización de cómo nos sentimos es clave para la inteligencia emocional y el desarrollo de criterios, incluso en el mundo digital.

Los emoticones y mensajes de texto son herramientas útiles, pero no deben reemplazar el sonido de nuestra voz cuando se trata de compartir nuestras emociones y pensamientos.

Analfabetismo emocional

Dulanto define el analfabetismo emocional como la falta de entendimiento o comprensión de las emociones, y el creciente malestar que esta situación ocasiona. Para resolver este problema es necesario establecer las diferencias entre sentimientos y emociones.

Los sentimientos son pensamientos con carga emotiva, mientras que las emociones son efectos químicos de corta duración en nuestro cerebro. Para superar el analfabetismo emocional, debemos detectar y descifrar las emociones a partir del lenguaje no verbal, cambiar las actitudes mentales, estimular el pensamiento positivo, creativo e innovador a través de actividades que disfrutamos como salir a caminar, escuchar música, ver una película, leer por placer, jugar, etc.

Al trabajar de manera consciente y constante en el autoconocimiento y la empatía, nuestras habilidades para comunicarnos y gestionar las emociones se desarrollarán. Abrir el espacio para conocernos y comprender por qué nos sentimos de determinada manera nos ayudará a comprender a los demás.

Equilibrio de las emociones

Por otra parte, una vez entendidas las emociones toca lograr un balance entre ellas. El equilibrio emocional está relacionado con las respuestas emotivas adecuadas que el individuo brinda hacia el entorno que lo rodea.

Al pensar en autoconocimiento y equilibrio emocional, es necesario recordar que las emociones son procesos fisiológicos primarios, instintivos e involuntarios. Además, pueden aparecer sin que realmente se noten o se producen antes de que la mente consciente haya tenido tiempo de registrar qué ha motivado la emoción, y que son temporales.

En el mundo occidental, se tiene la costumbre de pensar que las personas de carácter fuerte son impetuosas, gritan o tienen una reacción explosiva. Sin embargo, alguien de carácter fuerte en la cultura oriental es un individuo que domina su temperamento, es decir, que frente al agravio no reacciona de manera agresiva.

El carácter se forma y se desarrolla. Una persona con un verdadero carácter fuerte expresa sus emociones de una manera saludable, porque se ha tomado el tiempo para conocerse a sí mismo.

Algunas formas útiles para expresar las emociones, es haciendo actividades saludables que nos conecten con nosotros mismos como escribir, dibujar, pintar, jugar, hablar con amigos o escuchar música.

Finalmente, el manejo de nuestras emociones no es una tarea compleja, pero requiere de compromiso con el autoconocimiento y la disciplina de la emoción. Es decir, manejar lo que sentimos de forma positiva que contribuya a lograr un ambiente armónico con los demás.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO