La pandemia por COVID-19 ha traido cambios inesperados. Durante la coyuntura muchas empresas se han visto en la necesidad de mirar hacia adentro, descubriendo sus fortalezas y debilidades. Uno de los aspectos más revisados ha sido la reputación organizacional y su impacto en los clientes internos y externos.

Sobre este tema conversó nuestra Directora Liliana Alvarado, con Milton Vela de Café Taypá, en un live de Instagram titulado: La reputación de una empresa es su talento.

Para Liliana, el marketing actual debe estar enfocado en las personas, en la priorización de lo humano, en el people first. La reputación de una marca es su talento, son aquellos que representan las cualidades del servicio o sus productos, por ello deben estar en el primer lugar de la estrategia: qué sienten, sus expectativas y aquello que los mueve.

Si bien la transformación digital es imprescindible, la transformación cultural, interna y externa, es inevitable. La coyuntura transformó al consumidor y dejó en evidencia la cultura organizacional de las empresas, su gestión de talento y su actitud frente a los cambios.

La escucha: estrategia para la buena reputación de una empresa  

En el mundo actual hay una mezcla entre la era digital y la era emocional. Si bien hay que tener el foco en la tecnología y en sus beneficios, también hay que pensar en lo humano, asegura la docente de UTP. Como bien lo señala: “hay sobresaturación de datos, pero falta talento y actitud”.

Por esto, la escucha es fundamental. La innovación se da cuando se mejoran las competencias que hacen únicos a los seres humanos: aspectos como la comunicación, la empatía, el pensamiento crítico, las habilidades que se consideran soft skills (habilidades blandas).

Para Liliana, conquistar el cerebro de las personas es lo “difícil” también acota que para obtener el éxito hay que escuchar todas las voces, incluso las que incomodan. Entender que mientras más satisfecha esté una persona, su impacto en el entorno será más evidente.

La actitud positiva se contagia y esto permite crear ambientes de trabajo más agradables, enfocados, proactivos y productivos.

Liliana también señala la importancia de los líderes en la reputación de una empresa, como su auténtica pasión por lo que hacen, su compromiso real con lo que representan, puede hacer que todo el equipo trabaje para lograr la misión y el propósito de la compañía.

Gestión del talento en pandemia: ¿cómo manejarlo?

En un contexto tan cambiante es necesario no solo escuchar al mercado, también a todos los involucrados en los diferentes procesos empresariales. Cambiar el chip de los colaboradores, invertir en su capacitación y en disminuir su incertidumbre facilitará tener clientes finales satisfechos.

Gracias a la pandemia el cerebro inquieto se ha hecho cada vez más presente, lo que implica que mucha gente vive con miedo a lo que vendrá. Por ello, es importante gestionar el talento a través de estos pilares:

  • Comunicación asertiva y transparente: en la gestión del talento es fundamental decirle al colaborador lo que va a pasar, mantener la comunicación de forma constante y trabajar en diferentes escenarios. Si el colaborador sabe lo que va a pasar, su compromiso aumenta y se afianza en su trabajo.
  • Empatía: esta concepción está ligada a la escucha. Más que ponerse en los zapatos del otro es tratar de sentir lo que el otro está sintiendo, que se sepa escuchado. En la época de lo remoto es fundamental humanizar las interacciones, priorizar también el bienestar y la seguridad del talento.
  • Motivar con el ejemplo: es importante vivir los valores positivos de la compañía, enfocarse en las personas para liderarlos a través de acciones que no solo beneficien la reputación de una empresa sino al colectivo.

En la actualidad, incluso el cómo dices adiós a tus colaboradores incide en la cultura organizacional. Por esto debe hacerse pensando en estos tres pilares, buscando incluso no desvincularse si la persona tiene otros talentos o competencias que pueden usarse de forma eficiente en otras áreas.

Más que colaboradores, hay que considerar que se tiene embajadores de marca, personas que encarnan la perseverancia, solidaridad y responsabilidad que cada compañía, no importa su tamaño o rubro, debe tener.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO