La neuroeducación es un nuevo modelo de educación, un nuevo paradigma que busca proponer un sistema que conjugue varias disciplinas como, por ejemplo, la pedagogía, la psicología y la neurociencia. La idea de esta propuesta es que el proceso educativo no está inscrito solo dentro de los procesos clásicos de enseñanza. 

La neuroeducación plantea aplicar los conocimientos de la neurociencia y de la psicología en el aula de clases. De allí que también se le conozca como neurociencia educativa

De esta forma, la educación deja de ser un aspecto meramente pedagógico, para fortalecerse a través de otros procesos psicológicos y relativos al funcionamiento del cerebro humano. 

Impacto de la neuroeducación

Los efectos de unir neurociencia y aprendizaje se perciben en distintos aspectos. La mayoría relacionados de forma directa con los alumnos, pero también en otros con la labor del docente.

Partiendo del concepto de la plasticidad cerebral, entendiendo que cada cerebro es único, y vinculando al proceso de aprendizaje las emociones, al día de hoy podemos determinar los siguientes efectos de la neuroeducación:

  • Aumenta la atención de los alumnos

La efectividad de todo proceso educativo depende, en buena parte, de la capacidad de atención de los alumnos. Por lo general, esta atención deriva de la motivación y la curiosidad de cada individuo.

Aunque elementos como estos pueden ser subjetivos, contar con la neurociencia en el aula permite identificar maneras de avivar la curiosidad y la motivación en los alumnos. Su objetivo es servir de herramienta para crear contenidos atractivos para el aprendizaje.

  • Estimula la consolidación de conocimientos

La neurociencia educativa ayuda a los alumnos a consolidar los conocimientos que les son impartidos. En primera instancia porque los contenidos se preparan con la finalidad de ser estimulantes.

La neuroeducación impulsa la generación de conexiones neurales. Esto, sobre todo en edades tempranas, significa una mayor capacidad de asentar el conocimiento y un mejor desarrollo de las distintas habilidades.

  • Enseñar de forma eficaz

Al combinar neurociencia y aprendizaje no solo los alumnos se benefician, ya que los educadores pueden desarrollar metodologías más eficaces.

Desde estrategias macro, que involucren a todos los alumnos de una clase, hasta el trabajo personalizado con cada uno. Esto permite disminuir el estrés asociado al estudio, mientras impulsa la asimilación del conocimiento en el aula de clases.

  • Evita y disminuye los problemas de aprendizaje

Una dificultad persistente en los sistemas educativos son los problemas de aprendizaje, que suelen traducirse en casos de deserción escolar.

La neuroeducación, desde la comprensión de la psicología y la neurociencia, puede prevenir la aparición de problemas de aprendizaje y ayudar a mitigar su efecto cuando existen. Todo desde la habilidad que tendrá el docente para detectar sus signos y tomar medidas para adecuar el proceso educativo a la necesidad del alumno.

Pensar en la neurociencia en el aula es pensar, también, en mejorar el proceso educativo para todos. Los docentes estarán capacitados para atender mejor las necesidades de sus alumnos, mientras que estos aprenderán de acuerdo a sus propias habilidades.

Si deseas involucrarte más en procesos como la neuroeducación y otras formas de llevar la educación a un nuevo nivel, la Maestría en Docencia Universitaria y Gestión Educativa de la Escuela de Postgrado UTP es lo que buscas.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO