El reto diario de todo educador es mantenerse actualizado. Pero no se trata solo de conocer las plataformas web más usadas o la mejor herramienta de videoconferencias, sino también estar al tanto en lo que la ciencia revela acerca del proceso del aprendizaje. Buena parte de los estudios más interesantes en el área vienen de la neurociencia.

La innovación pedagógica demanda que cualquier agente educativo sepa hoy sobre los tipos de neurociencia que abarcan desde las emociones hasta los factores sociales.

Aunque lo principal es conocer y ser capaz de aplicar las técnicas basadas en cómo aprende el cerebro humano, procesa la información o controla las emociones y los sentimientos. Además, esta disciplina también estudia cómo el cerebro llega a ser frágil a ciertos estímulos.

La neurociencia y aprendizaje guardan una relación muy estrecha y por eso, hoy queremos resumirles los elementos más resaltantes que todo educador necesita conocer.

El cerebro aprende con diferentes estilos

Lo más común es que los educadores, sin importar la materia de estudio, preparen sus clases diarias en función de los estilos de aprendizaje tradicionales: el visual, el auditivo, el lingüístico y el lógico.

Sin embargo, para cualquier educador que persiga la excelencia es importante incluir en su práctica diaria otros estilos de aprendizaje con clases que despierten otras capacidades de reflexión, análisis, conceptualización, percepción y habilidades emocionales, intrapersonales e interpersonales.

Diseñar clases que puedan estimular distintas capacidades no solo te permitirá como docente ser más dinámico en tu práctica diaria, sino que también te ayudará a influenciar a la mayor cantidad de estudiantes posible.

Al final, la relación entre neurociencia y aprendizaje puede influir en que cada estudiante se sienta convocado con un estímulo diferente en una misma clase.

El cerebro aprende desde diferentes vías

La teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, identifica 8 tipos diferentes de inteligencias: la lingüística-verbal, la lógica-matemática, la espacial, la musical, la corporal-kinestésica, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista. Aparte de la inteligencia existencial que todavía está por probarse del todo.

Considerar la filosofía de las inteligencias múltiples en tus clases también puede ser una clave para mejorar los resultados con tus estudiantes al final de un período o semestre.

Este acercamiento entre la neurociencia y el aprendizaje te ayudará, sobre todo, con aquellos estudiantes que parecen no entender aquellas explicaciones más clásicas creadas para la inteligencia verbal o la lógica.

Otras formas de aprender: los patrones

El cerebro aprende a través de patrones. Los detecta, aprende y les asigna un sentido. Luego recurre a estos para procesar la información y emitir las respuestas.

La repetición de los patrones es un mecanismo comprobado por la ciencia que resulta muy efectivo para que el cerebro adopte nuevos comportamientos e interpretaciones.

Esto significa que si eres un profesor universitario, o trabajas en aquellos niveles básicos y medios de la educación, debes pensar sobre los patrones que sigues en tus clases. Establecer una dinámica clara y consistente ayudará a tus estudiantes a formar un patrón de aprendizaje en tus sesiones y captar más conocimiento.

El sueño es esencial para el aprendizaje

Los estudios científicos más recientes sobre el sueño y la vigilia coinciden en que este descanso tiene un efecto determinante sobre la capacidad de aprendizaje del cerebro humano. Las nuevas conexiones neuronales no solo son reforzadas solo por la frecuencia o intensidad sino también porque estén seguidas de un adecuado descanso.

Por eso, es clave que tu programación de las asignaciones o las tareas sean espaciadas a lo largo del período de las clases para brindarles un adecuado descanso.

Aunque también puedes basarte en la neurociencia para que les recomiendes a tus estudiantes que sigan una dinámica equilibrada entre sus procesos cognitivos y sus horas de sueño.

Incorporar estos aportes de la ciencia al proceso educativo puede ser más sencillo de lo que parece, pero el primer paso es estudiar en profundidad todas las características que ahora revela la neurociencia sobre el cerebro humano y el aprendizaje.

Si tu meta es acercarte a la neurociencia aplicada en la educación, entonces es momento de conocer más sobre la Maestría en Docencia Universitaria y Gestión Educativa que ofrecemos en la Escuela de Postgrado de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

Nuestro enfoque no solo utiliza la neurociencia en las clases, sino que el programa está diseñado para que descubras y perfecciones tus fortalezas de enseñanza. Contáctanos para más detalles sobre esta maestría inspirada en los sistemas educativos más exitosos del mundo.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO