Design Thinking se ha establecido en los últimos años como la herramienta de gran utilidad que está enfocada a fomentar la innovación en las empresas que genera mayor éxito.

¿Qué es Design Thinking?

Buenos productos o servicios no solo se definen por su calidad y buen precio, Es ahora la innovación quien lo hace sobresalir frente a la competencia a través del Design Thinking: una metodología que involucra el accionar creativo de toda una empresa para conocer a los clientes y entenderlos en su entorno real, para luego ofrecerles un producto enfocado a sus necesidades.

Pero ¿cómo descifrar con innovación un objetivo tan versátil como el cliente? El secreto del Design Thinking radica en abordar los problemas desde el acercamiento multidisciplinario y profundo hacia la necesidad del cliente.

Para ello, las viejas estadísticas y estudios de mercado que brindaban una perspectiva lejana e inconsistente del cliente, han sido reemplazados por análisis personalizados de hábitos del consumidor, realizados en el contexto de sus vidas diarias y desde un enfoque más enriquecido al involucrar los procesos creativos de todas las áreas de una empresa.

Es así como esta estrategia de innovación busca respuestas que sean sostenibles desde el punto de vista humano (realidad del cliente), realizables desde lo tecnológico (qué se pueda hacer) y factible desde el rubro de los negocios.  

Pero, ¿qué dirección estratégica debe seguir su empresa para convertirse en la favorita del usuario? El Design Thinking como estrategia de transformación integral tiene la respuesta. Descubra sus beneficios a continuación.

También puede ver: ¿Cómo aplicar Design Thinking para tu empresa?

Design Thinking: una cuestión de innovación.

Desarrollado desde 1970 en la Universidad de Standford, el Design Thinking compone una estrategia competitiva para generar ideas y resolver problemas, inspirada en las necesidades reales de las personas.

Si bien este concepto a simple vista resulta tradicional, el diferencial del Design Thinking respalda su accionar en la innovación. Es decir, en “desafiar las suposiciones y limitaciones que a menudo son inconscientes para llevarnos a la pregunta de “¿Cómo se puede hacer esto mejor?’”, según palabras de Amol Kadam, cofundador de RBBi.

En base a ello, menciona Miguel Salomón, jefe Inteligencia & Big Data de BBVA Paraguay, que “la innovación llega cuando combinamos las ideas con resultados y en ese proceso de diseño el ‘Design Thinking’ puede ayudar en gran manera, ya que sirve para la generación de ideas y productos con base en las necesidades de los propios clientes o usuarios”.

Fases del Design Thinking:

Estas son las 5 fases de desarrollo del Design Thinking propuestas por su creador, Tim Brown.

Acorde a la exigencia de que esta metodología coordina una línea de innovación, sigue un proceso de acción no lineal con cinco etapas de desarrollo:

1. Empatizar

Se debe comprender el comportamiento de los usuarios y sus necesidades de forma profunda, lograr preocuparte por sus contextos de vida hasta empatizar con ellos y luego poder diseñar un producto inspirado en sus necesidades.

2. Definir:

Una vez que se conoce al usuario y, por consiguiente, el desafío, lo que sigue es crear coherencia sobre toda la información que se consiguió y quedarnos con lo que realmente aporta valor.

3. Idear:

Comparable con el “brainstorming” o lluvia de ideas. Es necesario contar con una gran cantidad de ideas para tener varias posibles soluciones retando las reglas comunes de la oferta y la demanda.

4. Prototipar:

Es la fase donde las ideas se convierten en realidad. De esta manera podremos visualizar las posibles soluciones a través de prototipos.

5. Testear:

Etapa donde, finalmente, se prueban los prototipos con los usuarios implicados en la solución que estamos trabajando.

¿Cuáles son los retos del Design Thinking?

Debido al alto índice de éxito de las empresas centradas en el diseño de sus productos, el Design Thinking como disciplina ha evolucionado más allá de modelar y crear objetos.

Las organizaciones ahora quieran aprender a pensar como diseñadores y aplicar los principios del diseño a su propio centro de trabajo. ¿Por qué? El Design Thinking afronta una serie de retos en los procesos empresariales para llevarla al camino de la innovación. 

1. Hacer de la innovación un valor diferencial:

¿Qué debe tener un buen diseño? Además del factorwow”, debe hacer que los productos sean más deseables y atractivos para los usuarios. Empresas dirigidas bajo la filosofía del diseño como Apple®, Coca-Cola®, IBM®, Nike®, Procter & Gamble® y Whirlpool® han superado el índice S&P500 en los últimos 10 años por un extraordinario 219%, de acuerdo con una evaluación de 2014 por el Instituto de Gestión de Diseño.

2. Descartar expectativas inviables:

Analizar a fondo los hábitos y características del consumidor con un equipo de trabajo involucrado en todas sus instancias, reduce el margen de error al identificar las nuevas necesidades del mercado, crear nuevos productos o servicios y desarrollar estrategias para atraer al consumidor.

3. Maximizar procesos para innovar: 

Si el Design Thinking no se aplica de manera integral en los procesos, le resultará más complicado al capital humano compartir una visión pensada desde la innovación. La riqueza de confluir la perspectiva de acción de todas las áreas involucradas es quien visualiza y compone el factor de la creatividad.

4. Proponer productos realmente inspirados en el cliente:

El Design Thinking se basa en la lógica, la imaginación, la intuición y el razonamiento sistémico, para explorar las posibilidades de lo que podría ser una necesidad del cliente y crear los resultados más cercanos a la satisfacción de sus necesidades.

El Design Thinking busca construir soluciones más allá de paradigmas empresariales bajo exigencia de la innovación. Pensar en un producto o servicio acorde a esa filosofía redefine el convencionalismo para hacer negocios ofreciéndole nuevas experiencias de satisfacción a sus consumidores. Sin embargo, es necesario que esa metodología sea implementada por un líder y estratega altamente capacitado.


En la EPGUTP, con el objetivo de formar profesionales expertos en revolucionar las bases de un mercado cada vez más dinámico, se pone a su disposición la Especialización en Innovación y Desarrollo para que lleve a cabo estrategias empresariales que fomenten la creatividad como disruptora en la competitividad.

Lidera de manera distinta. ¡Atrévete a ser parte del cambio!

Autor
PostgradoUTP

Comments are closed.