Design Thinking puede ayudar a resolver problemas complejos de una manera sencilla e innovadora y enfocado en las personas ¿Cómo crees que podría ayudar a tu empresa? Léelo a continuación.

El Design Thinking y la innovación.

Las organizaciones hoy en día tienen retos mayores replanteándose como competir con crear valor para sus clientes y para la empresa.

Para ello necesitan “pensar fuera de la caja”, lo que significa un pensamiento creativo, no convencional y atrevido que permita generar productos innovadores para dar el valor agregado que el cliente espera.

A diferencia de un pensamiento analítico, el Design Thinking es un proceso creativo basado en la “construcción de ideas”, disminuyendo el miedo al fracaso ya que no existen juicios para las ideas a proponer, alimentando la cantidad de ideas nuevas y disruptivas en las fases de Design Thinking de ideación y prototipeo, de las cuales surgirán conceptos innovadores para incrementar el valor al cliente.

5 características del Design Thinking:

“Design Thinking une la sensibilidad y la metodología del diseñador para complementar las necesidades de las personas, bajo un enfoque tecnológicamente factible, logrando que una estrategia de negocios pueda convertirse en valor para el cliente y una oportunidad de mercado para la empresa”.

Tim Brown, creador del Design Thinking y CEO de IDEO.

Una marca en sintonía con un mercado altamente cambiante debe considerar que el diferencial innovador distingue a una empresa frente a su competencia.

Ante ello un Design Thinking efectivo, integrado en todos los procesos y objetivos de una empresa, depende de las siguientes características:

1. Empatía: 

La empatía favorece la capacidad de entender las circunstancias, problemas y necesidades de tu colaborador. El poder entender el perfil de otras personas, llevará a una correcta interacción y a un beneficio factible en dicha metodología.

2. Trabajo en equipo:

Consolida la unidad que necesitan las personas integradas en el programa de trabajo. Encontrar afinidad acorde a propósitos comunes potencia el éxito en conjunto.

3. Generar prototipos: 

En Design Thinking, para reconocer los fallos que puede tener una idea, pasa por pruebas que validen constantemente esta idea.

La generación de prototipos es permite llegar a la solución deseada de forma acertada, identificando y resolviendo los problemas que esta idea pueda tener en el camino antes de ser presentada.

4. La atmósfera:

Para impulsar la creatividad e imaginación, el ambiente en el cual los trabajadores se encuentren cómodos será ideal, además promueve el dinamizar el tiempo y esfuerzo incurrido. Con un ambiente lúdico, divertido y cómodo,  se desarrolla la confianza y personalidad para trabajar en libertad.

5. Técnicas visuales:

En Design Thinking se trabaja con técnicas visuales ya que promueven el trabajo de ambos hemisferios del cerebro, impulsando la creatividad y la objetividad al momento de proponer soluciones innovadoras.

Impacto del Design Thinking en las empresas:

Así el Design Thinking se haya inspirado en los fundamentos del diseño (ya que parte del usuario como inspiración para analizar sus necesidades y satisfacerlas en base a un prototipo), es una metodología que puede promoverse en cualquier estrategia competitiva de una empresa.

Su meticuloso procedimiento al momento de empatizar con el cliente, definir sus necesidades y proponer soluciones, se acopla en las diversas áreas de una empresa tanto en la concepción de estrategias de marketing, proyectos y negocios, como en la innovación en general.

Acorde a un artículo de la EAE Business School, presentamos a continuación cinco beneficios del Design Thinking como metodología de innovación en una empresa:

5 beneficios del Design Thinking como metodología de innovación

1. Coloca al cliente como protagonista en la cadena de valor

Uno de los beneficios del Design Thinking es descubrir las necesidades del usuario a partir de la empatía surgida en base al análisis y estudio de sus hábitos los cuales son reconocidos mediante la observación.

2. Convierte los problemas en oportunidades

Gracias al constante ensayo de propuestas que posibilita el encontrar soluciones innovadoras y creativas, el Design Thinking permite identificar problemas en su empresa y convertilos en oportunidades encontrando soluciones diferentes e innovadoras.

3. Reduce riesgos

Abarcar análisis integrales que involucren el desarrollo de nuevos mercados, tecnología, captación de nuevos clientes y trabajo con proveedores suscita un monitoreo de riesgos más exacto que ayude a prevenir cualquier tipo de amenazas.

4. Sincroniza esfuerzos con las necesidades del usuario

Bajo la filosofía de constantemente prototipar modelos de productos nuevos o mejoras que satisfagan las necesidades del cliente, el Design Thinking permite que las empresas reduzcan su margen de error al momento de proponer soluciones funcionales o emocionales a sus usuarios.

5. Genera soluciones integrales con trabajo en equipo

Bajo el precepto de que todos los miembros de tu empresa estén enfocados en la solución de un problema, contar con las perspectivas de un mercadólogo, ejecutivo, diseñador o desarrollador, aborda el problema desde una visión más integral y efectiva.  

¿Cómo aplico el Design Thinking en un emprendimiento?

El Design Thinking, en su intención por proponer soluciones innovadoras a los consumidores, formula un sistema alternativo para detectar las necesidades de los clientes a través de empatía con sus contextos de vida y soluciones creativas.

En ese sentido el Design Thinking, compartiendo la misma esencia con los emprendimientos respecto al uso de la innovación disruptiva, asimila en ellos cuatro estrategias importantes para dar soporte a su sostenibilidad:

1. Propone un diseño destacado

El diseño es la acción de llevar algo nuevo y deseado a la realidad, mediante una estructura de pensamiento que busca solucionar problemas asociados a situaciones de uso complejas y generar experiencias.

Esto implica incorporar al consumidor en todo el proceso entendiéndolo como un ente dinámico en interacción con el diseño desarrollado.

2. Equilibra innovación y sostenibilidad 

La innovación resulta fundamental para el proceso de diseño del producto. Sumadas a ello, una adecuada investigación de mercado, estrategia de venta y análisis de prototipo podrá, además, convertirlo en un proyecto sostenible y constantemente perfeccionado.

3. Analizar el “factor humano” en las necesidades del cliente

La fuente más segura de nuevas ideas que generan verdadera ventaja competitiva y, por lo tanto, mayores márgenes, son las necesidades no articuladas de los clientes.

Un profundo conocimiento de los clientes y sus problemas ayuda a descubrir estas necesidades.

4. Reducir al mínimo la incertidumbre y el riesgo de la innovación

Esto se lleva a cabo con la participación de los clientes o usuarios a través de una serie de prototipos para aprender, probar y refinar conceptos.

Quienes desarrollan Design Thinking se basan en información sobre el cliente obtenidos de experimentos en el mundo real, no solo de datos históricos o estudios de mercado.

Finalmente, si lo que requerimos del Design Thinking es obtener diferentes opiniones de los usuarios para llegar a un punto medio y luego definir una solución, generar muchas respuestas en base a una gran idea, gestar un prototipo y testearlo hasta convertirlo en la solución idónea. ¿Cómo esta metodología complementa una preparación académica superior y de calidad?

El MBA de Maestría en Administración de Empresas de la EPGUTP, con el compromiso de formar agentes de cambio para la sociedad y el mundo empresarial, imparte enseñanza con herramientas y procesos actualizados y relacionados a las demandas del mercado.

¿Estás dispuesto a afrontar el reto?

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO