La Escuela de Postgrado de la UTP participó en el 1er. Congreso Internacional “Espacio Educativo de Encuentro Común” organizado por el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (CECyTE).

Este evento digital se realizó con la finalidad de brindar herramientas teórico-prácticas a la comunidad educativa, padres y sociedad en general sobre temas de fortalecimiento personal relacionados con el contexto social e institucional actual, con miras a mejorar la calidad de vida de todos.

Entre la amplia gama de temas tratados estuvieron algunos como la ponencia “Aislamiento y emociones en tiempos de COVID-19” a cargo de la Dra. Liliana Alvarado, directora de la Escuela de Postgrado de la UTP, cuyo resumen presentamos a continuación:

Aislamiento y emociones en tiempos de Covid-19

Las primeras semanas de aislamiento por la pandemia del Covid-19 fueron las más duras entre el miedo, la incertidumbre y la frustración. Pero ahora, meses después, nos hemos adaptado a este nuevo contexto, aunque echamos de menos nuestra libertad y el contacto físico con los demás. Es innegable que la pandemia nos ha hecho cambiar y adaptarnos, pero ¿cómo?

 

1.   Cambios en el comportamiento

El coronavirus cambió repentinamente la vida de todos. Con la pandemia se produjo una ruptura de la estabilidad relativa o cotidianidad. Además, la crisis empujó a las personas hacia 3 estados de ánimo: el pánico apareció primero porque se puso en riesgo la zona de confort; luego se pasó a un nivel reflexivo o de toma de conciencia del entorno; y, finalmente, llegó el estado de disposición para adaptación al cambio.

El COVID-19 ha hecho que las prioridades individuales y el sentido de autoprotección se vean desde otras perspectivas, generando un cambio en el mundo interno.

Las personas tenían patrones de conductas específicas antes de la crisis, estaban acostumbradas a vivir en una rutina: levantarse, bañarse, salir a trabajar o estudiar, compartir con las amistades, etc., pero hoy día eso parece algo del pasado. Además, como la incertidumbre no se puede planificar, estructurar un plan de acción en este nuevo contexto resulta más complicado.

2.   Las emociones durante el COVID-19  

Las emociones relacionadas con el COVID-19 incluyen ansiedad sobre la salud y las finanzas; incertidumbre sobre la duración del distanciamiento social y el regreso a la vida sin mascarillas; rabia o ira por la pérdida de control y la ruptura abrupta de la cotidianidad; sensación de soledad y, en última instancia, miedo a lo desconocido.

Se debe destacar que ningún proceso de pensamiento, decisión, análisis o acción se realiza sin antes pasar por la emoción, entonces es necesario establecer asociaciones emocionales positivas para resolver problemas de insomnio, disminución de la concentración, irritabilidad, pérdida de apetito o comer en exceso, etc.

3.   Aspectos positivos que ha traído el aislamiento social

Desde que el coronavirus se convirtió en un fenómeno mundial, el mundo se puso de cabeza y modificamos la forma en la que vivimos. Sin embargo, se deben destacar los cambios positivos, entre ellos:

  • Mejora en los hábitos alimenticios: muchas personas aprovecharon la pandemia para mejorar su manera de comer incluyendo más frutas y vegetales en su dieta o reduciendo el consumo de frituras.
  • Aprendizaje de nuevas habilidades: los individuos comenzaron a adaptarse a nuevas circunstancias laborales y por obligación o reinvención adquirieron destrezas que les ayudarán a progresar y a sobrevivir, no solo en periodo de Covid-19, sino también en el futuro. Por ejemplo: cocinar, gestionar el tiempo, aprender a manejar la ansiedad y el estrés, etc.
  • Fortalecimiento de las relaciones interpersonales: a medida que la vida se ralentizó, hemos encontrado formas de estar conectados con la gente, aunque sea virtualmente.
  • Reuniones más cortas y efectivas: en la actualidad se tienen encuentros más concisos y eficientes con colegas, clientes y proveedores.
  • Incremento en el uso de las tecnologías de la información y las herramientas digitales: las empresas y las personas han adaptado rápidamente los instrumentos tecnológicos necesarios para llevar a cabo actividades que antes eran presenciales.

Con su participación en el Congreso Internacional “Espacio Educativo de Encuentro Común”, la Escuela de Postgrado de la Universidad Tecnológica del Perú sigue contribuyendo a la conversación sobre las transformaciones que ha traído la pandemia para los educadores y profesionales en general a nivel mundial.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO