Al escuchar el término excelencia operacional (OpEx) pensamos en mayor rentabilidad y competitividad, pero también en ser más sustentables. Conoce cómo alcanzarla en un año lleno de desafíos para empresarios y emprendedores. 

Excelencia Operacional. Definición

Para poder alcanzarla, es necesario entender primero qué es la excelencia operacional. Vista desde la mirada del liderazgo, es un planteamiento de trabajo que combina el trabajo en equipo con la resolución de problemas.

El resultado final de la excelencia operacional es una constante mejora de la organización y sus procesos. No solo a nivel de resultados, sino en cada una de las áreas que la conforman. Esto se logra al enfocarse en tres aspectos interconectados:

  1. Las necesidades del cliente.
  2. Delegar poder a los colaboradores (empowerment).
  3. Optimizar la cadena de procesos de la empresa.

Conjugando estos tres aspectos, cualquier organización puede alcanzar la excelencia operacional. Solo se debe mantener la constancia y dar los pasos necesarios.

Alcanzando la excelencia operacional en el 2021

Pero conocer qué es la excelencia operacional no es garantía de alcanzarla. Para lograrlo es necesario implementar una serie de prácticas que describimos a continuación:

 

  • Implementa un Sistema de Gestión de Calidad (SGC)

El primer paso hacia la excelencia operacional es contar con las herramientas adecuadas, siendo un Sistema de Gestión de Calidad una de las más importantes. 

Si bien su uso no es garantía del éxito, contar con un SGC puede facilitar las cosas gracias a las normativas alrededor de su funcionamiento. Algunas de estas normas que ayudan a alcanzar la excelencia operacional son:

  • ISO 9001: que reúne los requisitos para un SGC, sin importar el sector o el tamaño de la organización en cuestión.
  • ISO 10015: con los parámetros relacionados a la formación en calidad dentro de la empresa.

Sometiendo tu SGC a los estándares ISO adecuados, es más probable que tu organización alcance la excelencia operacional en menos tiempo.

  • Crea un estándar para los procesos

En el camino hacia la excelencia operacional, estandarizar es clave. Esto implica tener la certeza de que cada vez que se ejecute un proceso, se hará de la misma forma y, por lo tanto, es garantía de que el resultado final siempre será igual. 

Dentro de una empresa pueden existir diversos estándares. Crearlos categorizados por área operativa puede ser la mejor forma de alcanzar la excelencia operativa. Ejemplos de la estandarización de procesos hay muchos, como:

  • Manuales de operación y mantenimiento de equipos internos.
  • Manual para el manejo de quejas de clientes.
  • Manual de procedimiento para la adquisición de insumos.
  • Normativa de seguridad en áreas de trabajo.

Lo ideal es desarrollar estos estándares con el apoyo del equipo de trabajo. De esta manera, como líder, podrás atender y entender los distintos aspectos que se encuentran en juego y tener toda la perspectiva del proceso.

  • Incorpora la tecnología a tus procesos

La pandemia ha demostrado que, bien usada, la tecnología es una aliada inigualable. Aprovechados de manera adecuada, los avances tecnológicos pueden conducir hacia la excelencia operacional.

La posibilidad, por ejemplo, de llevar una base de datos de las operaciones puede reducir el tiempo que toma encontrar un error. Lo mismo puede decirse de los aplicativos para organizar el trabajo o rastrear procesos. Gracias a ellos los colaboradores tienen la información al alcance de un clic y no requieren largas reuniones para ponerse al día.

Si tu objetivo es profundizar sobre la excelencia y otros aspectos de la operatividad organizacional, te invitamos a cursar la Maestría en Gerencia de Operaciones y Logística que ofrece la EPGUTP.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO