La forma en la que afectamos al medioambiente durante siglos se ha convertido en un riesgo para el futuro de la humanidad. Esta conversación llevó al desarrollo de la economía circular como parte de las soluciones al problema.

No obstante, la definición de economía circular algunas veces parece tomarse a la ligera. Pensamos que es solo usar menos plásticos o disminuir el consumo de carnes rojas, pero nos equivocamos.

A continuación, te explicamos mejor en qué consiste la economía circular, a dónde apunta cuando se refiere al desarrollo sostenible y si se trata de una moda o un cambio real que requiere todo nuestro compromiso.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular se trata de un sistema que busca aprovechar al máximo todos los recursos de la cadena de producción, dándoles otra vida y devolviéndolos al mercado como nuevos productos.

Este aprovechamiento procura, a su vez, disminuir la explotación de recursos naturales para la fabricación de nuevos bienes. Así, en palabras de Nancy Escribens, docente de la Maestría de Administración de Empresas – MBA y de la Maestría de Marketing y Gestión Comercial en la Escuela de Postgrado de la UTP , hace énfasis en que el desarrollo sostenible busca satisfacer necesidades presentes sin sacrificar la satisfacción de necesidades futuras.

De acuerdo con Nancy Escribens, “de la economía circular surgen nuevos modelos de negocio para crear valor en todas las etapas de procesos productivos y de comercialización, maximizando el uso de los materiales”.  

De hecho, contrario a lo que muchos creen, la sostenibilidad no es solo un asunto del individuo y reciclar. Existe un componente de desarrollo social y 

cultural que, a largo plazo, se traslada al económico. La búsqueda de la inmediatez en el desarrollo sostenible

Uno de los factores que ha dificultado una transición más rápida hacia la economía circular es que sus resultados no son inmediatos. Esto genera frustración en los actores que prefieren continuar con los modelos clásicos.

El desarrollo sostenible, de hecho, contrasta con la rapidez a la que nos acostumbramos a vivir. Este requiere cambios que ocurren un paso a la vez, haciéndonos conscientes de cómo nuestros hábitos, personales y nuestras empresas, impactan en el mundo.

La sostenibilidad se trata de un pensamiento a corto, mediano y largo plazo. Podemos decir que es un maratón y no una carrera de velocidad. 

La economía circular, ¿moda o tendencia?

adoptar-economía-circular-empresas-ambiente

La persecución del desarrollo sostenible se ha gestado durante años, de forma lenta, pero la pandemia, con todos sus efectos, terminó de mostrar las razones por las que debemos dar el salto definitivo.

En palabras de (Nancy) Escribens, sin embargo, “para que sea una realidad, no se trata de prestarle atención solo para quedar bien frente a otros. Sino de ser partícipes con la intención de generar cambios reales”.

Esto quiere decir que debemos convertirnos, y convertir a nuestras empresas en agentes del cambio, apostando por fomentar y desarrollar soluciones sostenibles.

Al final del día, todos estamos en una encrucijada en la que, más que nunca, es necesario dar el paso hacia la sostenibilidad. Esto requiere de nuestra creatividad y de nuestra capacidad de pensar fuera de la caja, para ofrecer nuevas soluciones competitivas que se inscriban en el desarrollo sostenible.

Si estás interesado en profundizar en temas como la economía circular o en adquirir nuevas herramientas para tu futuro profesional, te invitamos a revisar las Maestrías de Administración de Empresas – MBA y la Maestría en Marketing y Gestión Comercial, que la Escuela de Postgrado UTP pone a tu alcance.

 

 

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO