Vivimos en una sociedad cada vez más preocupada y comprometida con el medio ambiente. Esta es la principal razón por la que hoy en día las empresas sostenibles se encuentran en crecimiento.

Desde nuevos emprendimientos, hasta empresas de larga data, muchas están cambiando su enfoque hacia la sostenibilidad. Conscientes de que cada pequeño paso cuenta, el foco está en tener un impacto positivo en el ambiente y el entorno, sin perder de vista la rentabilidad. 

Modelos de negocio sostenibles para replicar

Según el estudio Model Behavior: 20 Modelos de Negocio para la Sostenibilidad, de Lindsay Clinton y Ryan Whisnant, las empresas conscientes pueden diferenciarse en 5 categorías. Cada una definida por el qué y cómo impacta en su entorno inmediato.

Esta clasificación es la siguiente:

  • Impacto ambiental: Realizado por las empresas sostenibles que se preocupan por disminuir el impacto que tienen sobre el medio ambiente. Esto puede lograrse a través del reciclaje y reutilización de insumos, o de estrategias como el uso de energías renovables.
  • Impacto social: Es el caso de aquellas empresas cuya cadena de suministros se plantea o reestructura para deshacerse de intermediarios en el proceso y promover el beneficio de las comunidades.
  • Innovación financiera: La sostenibilidad a través de este apartado suele involucrar a proveedores de servicio social y la promesa de que el contratante no incurrirá en gastos si no se cumplen ciertos parámetros con el producto entregado.
  • Base de la pirámide: Donde se encuentran las empresas conscientes que buscan ofrecer los mismos beneficios tanto a clientes adinerados como a los menos afortunados.
  • Impacto diverso: Estos negocios no solo apuntan a modificar sus procesos internos, también se ocupan de crear conciencia en sus clientes. Buscando generar un cambio en los patrones de consumo en favor del medio ambiente.

Ejemplos a seguir

El universo de empresas sostenibles es amplio. Por esta misma razón, se pueden encontrar en cualquier rubro. A continuación, presentamos algunos ejemplos, tanto del Perú como de otras latitudes.

 

 

Esta empresa de productos cosméticos de origen natural tiene compromisos serios con el medio ambiente, cuidando el origen de la materia prima y el empaquetado de sus productos para generar el menor impacto negativo posible. 

 

 

Impulsando el café del Perú, se encuentra Café Cueva. Un emprendimiento que apunta a la sostenibilidad trabajando de forma directa con los productores ayudándoles a desarrollar distintos procesos y retribuyéndoles de una forma más honesta.

 

 

El gigante deportivo ha tomado la ruta de los modelos de negocio sostenibles. Replanteando todo su proceso, desde el diseño de sus productos y, claro, sus materiales. ¿Su compromiso? Un futuro sin desperdicios. Puedes conocer más sobre su iniciativa en su página web.

 

 

Un ingenioso emprendimiento de un bombero retirado. Utilizando mangueras recicladas crea su catálogo de productos: billeteras, fundas para libretas y mochilas. No solo eso, sino que destina parte de sus ganancias a las víctimas de incendios.

 

 

Otra de las empresas conscientes con una idea innovadora. Es muy sencillo: si el cliente compra cualquiera de sus paquetes, puede enviar las prendas viejas que tenga y ellos se encargan de destinarlas a la caridad o al reciclaje, dependiendo de su estado.

Como ves, cuando se trata de sostenibilidad no hay imposibles. Cada idea es una puerta que vale la pena explorar. Si quieres profundizar en estas y otras posibilidades, no dudes en ser parte de la Maestría Online en Administración de Empresas (MBA) de la Escuela de Postgrado UTP, donde aprenderás a manejar negocios con criterios sustentables y sostenibles, a la altura de los nuevos tiempos.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO