Toda empresa está sujeta al riesgo ocupacional. No importa el ámbito en el que se desenvuelva, siempre es posible que un empleado sufra daños vinculados al entorno de trabajo. Por eso es importante tomar las medidas adecuadas para disminuir las probabilidades de que esto ocurra.

Con la finalidad de reducir el riesgo en salud ocupacional, existen un conjunto de nomas que pueden aplicarse de manera efectiva. Algunas funcionan en cualquier circunstancia laboral, otras están dirigidas a entornos más específicos.

1.  Señalización clara

Esta es una norma básica cuando se trata de riesgo ocupacional. La señalización clara permite a cualquiera, no solo a los trabajadores, saber cómo proceder en determinados espacios de una empresa.

Así, es clave indicar de forma pertinente la ubicación de las salidas de emergencia o los extintores contra incendios. También es igual de importante señalar si es necesario usar protección especial como cascos o guantes para entrar a un área específica.

2.  Mantenimiento regular de equipos

Uno de las principales causas de riesgo ocupacional son los equipos de trabajo. En especial cuando se trabaja con maquinaria pesada.

La mejor manera de evitar cualquier riesgo en salud ocupacional vinculada a estos, es llevando a cabo los mantenimientos preventivos. Todos los equipos tienen tiempos estimados para ser revisados, ceñirse a estas indicaciones puede hacer la diferencia.

3.  Espacios bien ventilados

Es posible que los empleados desarrollen problemas respiratorios vinculados a la calidad del aire circundante en los espacios de trabajo. Por eso, una de las normas de salud ocupacional primordial es asegurar que la ventilación de los espacios sea la adecuada.

En la medida de lo posible, los lugares de trabajo deben contar con ventanas que puedan abrirse en cualquier momento. De no ser así, se recomienda la instalación de purificadores de aire. La alternativa para trabajos donde sea imposible alguna de estas soluciones es la de facilitar equipos que protejan las vías respiratorias.

4.  Iluminación adecuada

Otro factor que puede representar un riesgo ocupacional son los espacios con iluminación deficiente. Que los trabajadores se vean obligados a forzar su vista puede tener consecuencias a mediano plazo, por lo que es importante evitarlas.

Es necesario que las áreas de oficina, almacenes y cualquier espacio de trabajo cuente con la cantidad y tipo de luz adecuada para las tareas que allí se desempeñan. En los casos en que sea necesario se debe dotar a los trabajadores de linternas para sus tareas.

5.  Aspectos psicológicos y sociales

Los elementos psicológicos y sociales del trabajador también son susceptibles al riesgo ocupacional. Para prevenir cualquier problema de esta índole entre los trabajadores, hay acciones concretas que tomar, por ejemplo:

  • Definir el rol de cada empleado dentro de la empresa. Esto permitirá a cada uno entender hasta donde llegan sus responsabilidades.
  • Realizar actividades que ayuden a disminuir los niveles de estrés en los equipos.
  • Hacer una distribución apropiada de tareas para evitar sobrecargas laborales que afecten la calidad de vida de los trabajadores.
  • Promover un ambiente de trabajo respetuoso, armónico, con normas definidas.

Si bien existen muchas otras formas de disminuir el riesgo en salud ocupacional en una empresa, estos primeros pasos te pondrán en el camino adecuado. Conversa sobre estas y otras estrategias posibles con los trabajadores, entendiendo desde su perspectiva dónde corren mayores riesgos.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO