Ejercer liderazgo inspirado en el contexto emocional de los trabajadores, refunda su compromiso con las metas organizacionales trazadas por tu empresa.

Es de suma importancia redefinir los estilos de liderazgo habituales donde el éxito empresarial implica orientar y explotar unilateralmente las competencias laborales de los trabajadores. Como es evidente, todo emprendimiento dinamiza sus procesos y crecimiento en base a la producción, ventas y la buena gestión del capital, generado por ellos. Pero llega un momento en el que el pico más alto de rendimiento de los miembros de su empresa se estanca o reduce su actividad. ¿Cómo hallar el equilibrio entre oficiar una productiva gestión de recursos humanos y maximizar el talento de sus colaboradores en base a su autonomía? Opte por el liderazgo adaptativo y conozca en este artículo los beneficios de este moderno método de dirección estratégica.

¿En qué se diferencia un liderazgo tradicional del liderazgo adaptativo?

Para el máximo teórico del liderazgo adaptativo y director fundador del Center for Public Leadership de la John F. Kennedy School of Government, de Harvard, Ronald Heifetz, lo primero es conceptualizar el término liderazgo no como un rasgo psicológico, sino como una práctica. “Defino el liderazgo como una actividad, no como un conjunto de características de personalidad. Si lo que me interesa es desarrollar la capacidad de las personas para realizar una actividad particular, llamo a esta actividad liderazgo. Y la actividad de liderazgo la defino como la movilización de los recursos de un pueblo o de una organización para avanzar en los difíciles problemas que enfrenta”, mencionó Heifetz a la revista de negocios neoyorquina INC Magazine.

Ahora, ¿cómo logramos que esa actividad trascienda hacia la autonomía y motivación en las funciones del colaborador sin trasgredir los límites de su exigencia? Heifetz propone desarrollar nuevas habilidades y actitudes para administrar las empresas del siglo XXI. La tendencia reside en combinar las herramientas de la psicología, el lenguaje y los negocios con una saludable dosis de autoevaluación para ejercer un liderazgo comprendido y adaptado desde la perspectiva y problemática en el que un colaborador se desenvuelve en su espacio laboral: un propósito que demande flexibilidad, sentido de transformación y responsabilidad tanto con su motivación, como con las expectativas de la compañía.

El liderazgo adaptativo, menciona Jorge Llaguno, profesor del área de Factor Humano y Director Académico del Executive MBA de IPADE Business School, se refiere a la forma en la que el líder se adapta a los trabajadores de una organización, en vez de tratar de moldear a todos a su forma de dirigir. “A diferencia del liderazgo situacional, el liderazgo adaptativo no trata de adaptarse al entorno o al contexto, sino a la dinámica de las personas. Con una visión humanista, se enfoca en entender, más allá de los problemas técnicos, los problemas a nivel humano, reconociendo las emociones y adaptando elementos de los avances que cada persona tiene dentro de la organización”, menciona Llaguno.

Beneficios del liderazgo adaptativo:

Cada problemática laboral que surge en el día a día es una brecha que separa los anhelos y la realidad de nuestros colaboradores. En el trabajo de las distintas instancias de su empresa, comúnmente se enfrenta a dificultades técnicas para las cuales conocemos respuestas y procedimientos autómatas. Eso significa que puede cerrar la brecha aplicando conocimientos y experiencias previamente aprendidas y perfeccionadas con el tiempo.

Sin embargo, en palabras de José Cabrera, Vicepresidente de Operaciones de Sun Microsystems para Europa, Oriente Medio y África, “cuando nos enfrentamos a un reto de adaptación, la brecha no se puede cerrar utilizando los conocimientos técnicos existentes, puesto que son retos a los que no nos hemos enfrentado con anterioridad. Es decir, no conocemos con certeza la solución adecuada, y la brecha no se puede cerrar con procedimientos operativos estándar, ni con el tradicional “ordeno y mando” que sí nos ha funcionado en otras ocasiones. Para cerrar la brecha es imprescindible realizar cambios en las personas, crear nuevos hábitos y formas de hacer las cosas”. A partir de ello, conozca los beneficios de contar con un liderazgo adaptativo en su empresa:

  1. Trabajadores motivados y comprometidos con los objetivos de la empresa: cuando el líder repara en que la base del crecimiento empresarial no se estructura únicamente con las competencias laborales de sus colaboradores, reorienta su interés hacia las metas que estos se fijen así mismos y los apoya emocionalmente cuando se les presenta un reto difícil. Esto generará, a largo plazo, autonomía para resolver problemas y adaptabilidad a escenarios nuevos que compliquen su labor diaria. El líder que está acostumbrado a proporcionar todas las respuestas, puede decirle a la gente qué hacer. Pero emitir una orden no va a cambiar la comprensión de la gente. La solución va a requerir que estas personas desarrollen, bajo motivación propia, la capacidad de continuar adaptándose a un entorno cambiante y complicado con la consigna de beneficiar a su empresa.
  2. Mejora de aptitudes bajo autonomía: el líder fomentará que los colaboradores propongan lo mejor de sí mismos bajo el punto de partida que busque resultados no a costa de ellos, sino gracias a ellos. Este pensamiento hará que la filosofía aspiracional de las organizaciones sea sostenible a lo largo del tiempo. Lo difícil, como menciona Heifetz, es lograr que las personas hagan lo que sea necesario para resolver el problema. La solución a un problema complejo requerirá ajustes en los hábitos de las personas involucradas en el problema. En su compañía todos los miembros pueden tener puntos de vista conflictivos y tendrán que cambiar algunas de sus actitudes, sus formas de ver las cosas y sus hábitos de acción. Esos cambios implican un proceso de aprendizaje. Su gente tiene que examinar algunas de sus concepciones previas, y tienen que importar en sus marcos de referencia, los marcos de referencia de otras personas, información que otras personas tienen. Pero será un conjunto de competencias laborales que ellos mismos querrán implementar para mejorar su desenvolvimiento laboral.

Usted, ¿cómo piensa abordar su empresa redefiniendo los estilos de liderazgo comunes para fortalecer la actitud y destreza de sus colaboradores? Compártala con nosotros o, en todo caso, opte por cursar un MBA en Administración de Empresas  o un Curso de Especialización en Liderazgo Empresarial en nuestra EPGUTP. Su currícula con escenarios teórico/prácticos contextualizados a nuestra realidad, lo ayudará a afrontar los retos empresariales del futuro con mayor exactitud y dinamismo.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO