Descubra cómo promover la innovación empresarial en base a nuevas políticas de cultura organizacional, implementación de procesos y alianzas estratégicas.

Innovación empresarial: ¿dificultad u oportunidad?

Plantear la innovación empresarial como una dificultad o una oportunidad, implica antes develar el porqué de un rasgo sintomático en la economía latinoamericana:

Si el éxito de una gran idea depende de la dirección estratégica de la empresa en que se forja, ¿por qué las compañías no invierten en los procesos de innovación que las transformen en sus nuevas fuentes sostenibles de ingreso y expansión?

Esta dicotomía llamada “paradoja de la innovación” según Gustavo Crespi, especialista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), contempla cómo el sector empresarial público y privado de un país emplea poco capital en procesos de innovación a pesar de tratarse de un tipo de inversión de alto retorno.

Ante ello, el porqué de la desconfianza en implementar nuevas ideas con innovación, antes que visionar su futuro éxito, varían en dos aspectos sustanciales:

  • La filosofía empresarial: trata, básicamente, cuando una empresa no cuenta con los procesos suficientes para saber qué hacer con una buena idea. Desde no entender cómo abordarla o no contar con las áreas de trabajo adecuadas que logren materializarla, hasta no contar con los medios para hacerla rentable, ya sean económicos, de logística humana o material.

 

  • El desarrollo defectuoso de la idea: como menciona un artículo de la Escuela de Organización Industrial (EOI), cuando la idea se desarrolla según lo que se cree que necesita el cliente, en vez de lo que de verdad necesita, las fallas suelen detectarse en gran parte de la creación del producto: en su concepción inicial, su prueba en el mercado, su desentendimiento con la identidad de la marca o cuando se requiere un gran cambio de hábitos para empezar a usarlo.

También puedes leer: 4 tipos de innovación para lograr un cambio en tu empresa.

 

¿Cómo revertir entonces que Perú haya quedado en el puesto 71 de 126 países registrados a nivel mundial en el Índice Global de Innovación 2018; terminando en octavo lugar entre 18 países de toda Latinoamérica?

 

El compromiso del estado con los subsidios que permite y los concursos públicos de financiamiento cooperan mucho con revertir la situación, pero no son suficientes si no se reformulan los modus operandi y modus vivendi de la empresa privada en relación con sus estrategias competitivas para promover la innovación en sus procesos.

 

Formular nuevas estrategias para no perder de vista estas oportunidades es razón de este artículo.

5 claves para promover la innovación en su empresa.

¿Cómo entonces plantear el desarrollo de la innovación empresarial no como un reto, sino como una oportunidad de expansión y sostenibilidad? Presentamos a continuación cinco claves para promover la innovación en su empresa que todo buen Programa de Especialización en Innovación Empresarial debe fomentar:

 

  1. Implementar una cultura empresarial que favorezca la innovación:

Acorde a un artículo de Forbes España, no importa el rubro o el tamaño de la industria a la que perteneces, una cultura empresarial que intente prevalecer la innovación debe orientar su filosofía de trabajo en el ambiente, el talento y los procesos involucrados en la concepción y desarrollo de una idea.

 

A raíz de ello, lo primero será identificar bajo qué línea el personal de toda la empresa debe entender lo que es innovación, fomentar el diálogo horizontal y abierto para que a ningún miembro de la empresa le incomode expresar sus ideas, desafiar los supuestos e invitar a la diversidad al momento de confrontar y retroalimentar las directrices de lo preestablecido.

 

  1. Abrir la brecha de tolerancia al error:

Si en tus colaboradores no se ha instaurado una confianza y una reacción más empática frente al error, puede que existan reticencias al momento de plantear proyectos y experimentar un poco más con los resultados obtenidos, ya sean positivos o negativos.

 

Vale recordar en este caso cómo a partir del intento por elaborar un pegamento tan fuerte como para servir en la industria de la construcción de aviones, se crearon los Post-it®, o cómo se originó el invento de la Coca-Cola® a partir de la búsqueda de un jarabe que curara los problemas de digestión. ¿Podría ahora mostrarse un poco más de apertura ante los errores en los procesos de innovación?

 

  1. Sistematizar la innovación a través del comportamiento organizacional:

Si aún tu empresa no acondiciona un esquema en el que la innovación tome un papel relevante es muy probable que el directorio esté concentrado más en cómo incrementar su rentabilidad antes que la proyección de nuevas fuentes de ingreso.

 

Lo cual no es del todo erróneo si a lo que se quiere llegar es a un escenario en el que se equilibren ambas directrices.

 

Para resolver el conflicto, de acuerdo con un artículo del diario El Comercio, los procesos de innovación deben planificarse y adaptar una mecánica de trabajo laboral determinada con objetivos y un know-how interno que favorezca la implementación de áreas estratégicas, herramientas, diferenciadores de competencias laborales, transformación digital, programación de tiempos y proyecciones económicas.

 

  1. Mantener un monitoreo constante sobre el acontecer tecnológico y competitivo:

Fomentar la innovación como ejercicio rutinario implica complementar mecanismos de gestión con conocimientos adquiridos de tu entorno empresarial, competitivo, tecnológico y social.

 

Menciona al respecto Carolina Moreni, coordinadora del Centro de Innovación de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), que la observación, alcance, análisis y difusión interna de información de estos escenarios, amplía la perspectiva de acción que se cuenta a la hora de tomar decisiones.

 

  1. Destinar esfuerzos para participar por fondos estatales o buscar alianzas tecnológicas:

Las cifras del gobierno respecto a inversión en innovación auguran, según Promperú, triplicar en un 1.5% la inversión en fondos para concursos de Concytec y el Ministerio de la Producción hacia el 2021.

 

Por tal motivo, Moreni invita a inscribir proyectos gestionados e impulsados desde la propia empresa privada, para fomentar la competitividad de sus colaboradores o delegar comisiones que busquen asociarse a instituciones académicas o de investigación. Así se generan mayores probabilidades de éxito y los objetivos empresariales logran afianzarse hacia la proyección de nuevos campos de trabajo respecto a la innovación.

Una gran idea conlleva una gran responsabilidad. Depende de qué tan acuciosa sea la visión de éxito de una empresa como para abandonarla al espectro de solo un impulso creativo, o brindarle las condiciones necesarias para transformarla en un proyecto disruptivo que los lleve a reformular el mercado.

Ante lo mencionado, el Programa de Especialización en Innovación Empresarial que imparte la EPGUTP, promueve en sus estudiantes el anhelo por encontrar esas ventajas competitivas obtenidas a través de la innovación para la gestión empresarial, generación de valor y el desarrollo de proyectos.

¡Reacondiciona el impacto de tu creatividad y materialízalo en nuevos proyectos!

 

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO