La cadena de suministro es un factor clave en todo negocio. Esto lo experimentamos de primera mano con la paralización abrupta de las cadenas de suministro al inicio de la pandemia del COVID-19.

La cuarentena impactó toda la logística de miles de empresas. Vimos cómo cientos de comercios, pequeños y grandes, desaparecieron por no adaptarse rápido a las nuevas circunstancias.

No obstante, muchos equipos de trabajo encontraron soluciones para optimizar el manejo de su producción e inventarios. Es decir, mejoraron los tiempos de respuesta de cara al consumidor a través de una mejor gestión de la cadena de suministro. Muchas de estas respuestas, además, estuvieron alineadas con los principios de la economía circular

Daniel Onchi, Director y Docente de la Maestría en Gerencia de Operaciones y Logística de la EPGUTP, brindó una Conferencia Virtual acerca de este tema en especial, donde compartió interesantes casos sobre las Cadenas de Suministro y su relación con la Economía Circular.

Cadena de suministro, ¿por qué integrarla a la economía circular?

Entendiendo el impacto medioambiental de las nuevas dinámicas en la gestión de la cadena de suministro derivadas de la pandemia, Daniel pone en evidencia un elevado incremento de desperdicios y consumo de plásticos en el mundo. Una tendencia que, por supuesto, no parece mejorar.

Es en este punto en el que el docente señala que es necesario «generar una cultura de reciclaje y reutilización». Es decir, darles una nueva viabilidad a los artículos que por lo general se desechan. Pero esto no puede recaer solo en el consumidor, las empresas deben acoplar su logística y cadena de suministro para tal fin.

Transformación de la cadena de suministro circular

Transformación de la cadena de suministro

Para Daniel, el objetivo principal de las empresas debe estar orientado hacia la economía circular. Lograrlo pasa por repensar la cadena de suministro y, a través de una reingeniería, transformarla en una cadena de suministro circular.

Este cambio en la logística puede lograrse si se toman en consideración cuatro pasos que detallamos a continuación:

  1. Pensamiento creativo o fuera de la caja

    Un primer paso para llegar al cambio necesario en la cadena de suministro es cambiar la forma de pensar. Es necesario ver más allá de lo que se hace en la actualidad en la empresa, de manera que se identifiquen nuevas posibilidades.

    Esta nueva mentalidad debe ser asumida por todo el equipo de trabajo. Es necesario alinearse en la libertad de pensamiento para que se puedan intercambiar ideas y soluciones de manera más efectiva.

  2.  Rediseñar hacia la sostenibilidad

    En este caso se trata de dar un giro del negocio para redirigirlo hacia la economía circular, es decir, hacerlo más sustentable.

    Para rediseñar la gestión de la cadena de suministro es imperativo observar con detenimiento el ciclo de vida de nuestro producto o servicio. Solo de esta manera se podrán identificar oportunidades para encaminarlo hacia la sostenibilidad, como por ejemplo:

    • ¿Es posible el uso de fuentes de energía sostenible?
    • ¿Existe la viabilidad de un programa de reciclaje de los residuos generados por nuestro producto?

    Se trata, en definitiva, de identificar posibles espacios para generar oportunidades sostenibles que también impliquen una ventaja competitiva para el negocio como ahorro de costos.

  3. Red de colaboración

    La colaboración es clave en el impulso de la economía circular

    Si bien es cierto que el cambio hacia la economía circular no ocurre desde un solo individuo, es igual de cierto que una empresa no lo puede lograr de manera aislada.

    Por esta razón uno de los puntos de mayor relevancia al buscar dar este giro en la logística y cadena de suministro, radica en las colaboraciones. Hacer alianzas con otras empresas que compartan los mismos objetivos y que también estén apuntando hacia la sostenibilidad es clave.

    De esta manera todos los involucrados estarán un paso más cerca de lograr una cadena de suministro circular.

  4. La regeneración de material

Encontrar formas de reutilizar y restaurar también impulsa la economía circular, pero las posibilidades son infinitas, por lo tanto, se trata de un ejercicio de creatividad y compromiso empresarial en igual medida. El objetivo final es disminuir el impacto sobre el medioambiente, por lo que todas las acciones en este sentido irán en la dirección correcta.

Aunque en un principio no parezca sencillo integrar la gestión de la cadena de suministro con la economía circular, con un esfuerzo bien dirigido es posible. Tomando en consideración los puntos anteriores, y apoyándonos en el trabajo de equipos multidisciplinarios, es posible cerrar el círculo. De esta manera podemos convertirnos en impulsores de un cambio urgente. 

Si deseas conocer más sobre economía circular aplicada a la logística, te invitamos a ser parte de la Maestría en Gerencia de Operaciones y Logística en la Escuela de Postgrado de la UTP. Allí nuestros docentes te ofrecerán un abanico de herramientas para el desarrollo de la empresa que dirijas.

 

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO