Convertir ideas de negocio en una realidad exitosa no depende de la suerte. Es necesario validarlas para saber con antelación si funcionarán o no.

Sobre este proceso de validación y ejecución de ideas de negocios rentables conversó con nosotros David Franco, director académico de la Escuela de Postgrado UTP.

Ideas de negocio, ¿a qué nos enfrentamos en la actualidad?

Nos encontramos en una nueva realidad en torno a las ideas de negocio para emprender. ¿Por qué? En años recientes, y con una importante aceleración durante la pandemia, el ámbito digital cobró fuerza. Esto quiere decir que las empresas nacientes deben navegar lo que David Franco llama el espacio phygital: una combinación entre el entorno físico y el digital. 

Este cambio requiere una transformación en el enfoque al momento de desarrollar ideas de negocio. Estamos en una circunstancia que exige contar con una estrategia de validación para nuestras propuestas.

Estrategias para validar ideas de negocios, ¿cuáles usar?

Es normal, en especial en ideas de negocio nuevas, querer salir al mercado y comerse al mundo. Tenemos la certeza de que nuestro producto es el mejor y que tendremos muchísimo éxito.

Sin embargo, si tomamos esta idea de negocio y la llevamos adelante sin validación, podemos encontrarnos con una dura realidad. No en vano, según cifras que aporta David Franco, en el 2021 solo 1 de cada 10 negocios logró llegar al segundo año de vida.

Ante este panorama, más que desanimarse, lo ideal es plantearle cara a la situación y aplicar los siguientes elementos para evaluar una idea de negocio:

Hay estrategias para encaminar las ideas de negocio al éxito
  1. Definir los objetivos

    Una idea de negocio para emprender no será más que eso si no se tienen los objetivos claros. ¿Cuál es el público al que está dirigido? ¿Qué queremos lograr en términos de ingresos y rentabilidad?

    La idea de negocio debe tener un norte definido. Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables y delimitados en el tiempo. Además de estar vinculados con el propósito de la empresa. Sin este primer escalón, difícilmente tendremos éxito.

  2. Acciones por desplegar

    La definición de objetivos conduce, de forma natural, al siguiente punto que propone David Franco, docente de la Maestría en Administración de Empresas MBA de la EPGUTP. Se trata de crear una lista de las acciones necesarias para pasar de tener ideas de negocio para emprender, a lograr ideas de negocio rentables.

    En este momento es importante evaluar aspectos como: ¿Con qué proveedores trabajaremos? ¿Cómo será el trato con los clientes? ¿Qué tipo de colaboradores queremos incorporar al negocio? ¿Cómo captaremos y fidelizaremos a los clientes?

  3. Gestionar los recursos

    El tercer punto básico en la validación de una idea de negocio es la gestión de los recursos. Es imperativo tener conocimiento de aquello con lo que se cuenta para sacar adelante la propuesta. Existen distintas categorías:

    • Recursos tecnológicos
    • Financieros
    • Humanos o personales
    • Logísticos o de espacio

    Todos son necesarios para que cualquier nuevo negocio pueda avanzar de manera apropiada hacia el éxito.

    Considerar estos tres puntos en simultáneo es clave al validar cualquier idea de negocio al emprender. No importa el rubro, país o ciudad; aplicarlos puede dar luces sobre la viabilidad real de cualquier proyecto.

Gestionar los recursos es parte de la estrategia de validación de ideas de negocio

¿Qué debes considerar para que tus ideas de negocio sean exitosas?

Validar las ideas de negocio es solo un primer paso. Luego de hacerlo, lo ideal es ceñirse a determinados lineamientos que influirán en el desempeño de la empresa en el futuro. Aquí te compartimos lo que debes considerar, sí o sí, para lograr que tus ideas de negocio sean realmente exitosas:

  • Centrarse en las personas, poniendo el foco sobre ellas en lugar del producto o servicio que ofrecemos.
  • Entregar valor, entendiendo que este no solo se relaciona con el precio. También está vinculado a sus diferenciales respecto a otras propuestas.
  • Enfocarse en los procesos, siempre desde la perspectiva del cliente. Es decir, debemos facilitarle el acceso a aquello que le estamos ofreciendo.
  • La integración al alinear todos los procesos, personas y productos, a la satisfacción del cliente.

Si bien no existe una fórmula de éxito asegurado, seguir una estrategia de validación de la idea de negocio puede ayudar a replantear procesos al inicio para evitar errores y aprovechar recursos. 

Para profundizar más en este tema y en otros similares, te invitamos a formar parte de nuestro MBA Online. Allí te facilitaremos herramientas que te convertirán en administrador de empresas capaz de generar cambios y proponer ideas de negocio exitosas.

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO