Hablar del propósito de una empresa es cada vez más común. En un mundo globalizado y tecnológico, las oportunidades para emprender y convertir un sueño en un negocio rentable son cada vez mayores. 

No obstante, en el camino se pueden olvidar las razones que motivaron el emprendimiento en primer lugar. El propósito en los negocios existe como raíz, un lugar para encontrar las motivaciones, intenciones y anhelos, sin desviarse de la realidad.

¿Qué es el propósito de una empresa?

Para el docente Rubén Sánchez, docente y director del MBA de la Escuela de Postgrado UTP, el propósito de una empresa consiste en aquello que se pretende alcanzar más allá de la rentabilidad y la generación de dinero. 

Es decir, el propósito es aquello que los seres humanos que forman parte de la empresa desean lograr para su bienestar y el de otros.

El propósito en una empresa debe ser consistente a largo plazo, cumplir con los valores y la ética de las personas que la crean y participan en ella. Es decir, implica un diálogo interno asertivo que responda a la pregunta: ¿qué queremos lograr con lo que hacemos, con nuestro producto o servicio? 

Una empresa suele tener propósitos altruistas, basados en hacer las cosas para mejorar a la ciudadanía, motivar a una población, construir bienestar y, en muchas ocasiones, dignificar las condiciones de vida de un público. 

Las empresas con un propósito claro buscan el equilibrio. Para ello, buscan responder con claridad a preguntas fundamentales que determinan sus acciones.

¿Cómo se establece el propósito empresarial?

Cómo crear el propósito de una empresa

En primer lugar, debe existir un profundo autoconocimiento que permita identificar las intenciones que llevan a la creación del negocio. Al definir el propósito de una empresa pensamos primero en las personas: quiénes hacen el negocio y a quiénes va dirigido. 

Establecer el propósito es crear un discurso interactivo que puede mejorarse o actualizarse a través del tiempo y que es influenciado por diversos aspectos del contexto. Por eso, el propósito empresarial no es una meta fija, es evolutivo. 

Además, no es suficiente con escribir, repetir o compartir el propósito. Este debe vivirse dentro de las organizaciones, integrarlo a la práctica del negocio y aprender de él, de forma constante, en la ejecución. Es de vital importancia no perderlo de vista y cuestionarlo para poder afinar el negocio cada día.

Herramientas para crear el propósito de una empresa

  1. Usar The Golden Cirle 

En primer lugar, el docente Rubén Sánchez recomienda usar The Golden Circle o el Círculo Dorado, un concepto creado por Simon Sinek que busca responder a las siguientes preguntas: ¿qué haces? ¿cómo lo haces? ¿por qué lo haces?

Responder a estas preguntas te permitirá orientar y desarrollar la propuesta de valor de tu empresa. 

Cómo crear el propósito en los negocios – Golden Circle
  1. Crea un plan estratégico que tome en cuenta el propósito 

    De igual manera, la creación de un plan estratégico donde se revisen de forma permanente la misión y los objetivos. Este, será una guía para poner en práctica el propósito empresarial.

    El plan estratégico facilita tener una visión global de la empresa, manteniendo siempre el foco en los valores y en las personas involucradas. 

  2. Mide qué tan alineadas están las acciones con el propósito 

    Recuerda que el propósito empresarial no es intangible, puede medirse en otros aspectos que no sean los económicos. Por ejemplo, tomando en cuenta los beneficios para el personal de la empresa; las ventajas para los clientes; y el impacto positivo en la sociedad que tiene el cumplir con el propósito empresarial.

    Te invitamos a adquirir mayores y mejores herramientas empresariales para desarrollar una empresa con propósito, donde cada acción implique ser agentes de cambio para construir un mundo mejor. Forma parte del MBA de UTP donde podrás vivir una verdadera transformación personal y profesional. 

Autor
PostgradoUTP

ESCRIBE UN COMENTARIO